jueves, 25 de noviembre de 2010

ROMANCE + SONÁMBULO

mi Federico
"ROMANCE

(Del latín romanice, en románico).

1. adj. Se dice de las lenguas modernas derivadas del latín, como el español, el italiano, el francés, etc.

2. m. Idioma español.

3. m. Novela o libro de caballerías, en prosa o en verso.

4. m. Combinación métrica de origen español que consiste en repetir al fin de todos los versos pares una misma asonancia y en no dar a los impares rima de ninguna especie.

5. m. Romance de versos octosílabos.

6. m. Composición poética escrita en romance.

7. m. Relación amorosa pasajera.

8. m. pl. Excusas, bachillerías. Venirle con romances.

~ andalusí.
1. m. mozárabe (II lengua romance).

~ corto.
1. m. El que se compone de versos de menos de ocho sílabas.

~ de ciego.
1. m. romance poético sobre un suceso o historia, que cantan o venden los ciegos por la calle.

~ de gesta.
1. m. Según antigua denominación, romance popular en que se referían hechos de personajes históricos, legendarios o tradicionales.

~ heroico, o ~ real.
1. m. El que se compone de versos endecasílabos.

en buen ~.
1. loc. adv. Claramente y de modo que todos lo entiendan.

hablar alguien en ~.
1. loc. verb. Explicarse con claridad y sin rodeos.


SONÁMBULO

1. adj. Dicho de una persona: Que mientras está dormida tiene cierta aptitud para ejecutar algunas funciones correspondientes a la vida de relación exterior, como las de levantarse, andar y hablar. "

(Fuente: RAE)
.
.
Siempre necesito volver a él.

Lorca nunca quiso desvelar realmente el significado de esta obra de arte impresionante, estremecedora y perfecta. Lees el poema, lo relees una y otra vez, infinitamente, lo interiorizas, lo vives, lo sufres y lo amas. Es inevitable.

El Romance Sonámbulo (Romancero Gitano, 1924-1927) es a priori una historia de amor y muerte. Pero es más. Se trata de una inmensa alegoría sobre la incansable búsqueda y persecución de lo inalcanzable, de lo imposible: la libertad y la felicidad. Por todos los medios, a como dé lugar. Pasional, dramático y de difícil comprensión, su contenido necesariamente ha de ser interpretado en función de la subjetividad del que escucha o del que lee.

El gitano contrabandista perseguido por los guardias civiles, la gitana enamorada que lo esperó vanamente en su baranda y el padre de la muchacha, interlocutor del gitano herido, somos todos nosotros. Sangramos con el gitano, soñamos y esperamos con la gitana, perdemos la identidad con el padre: "Pero yo ya no soy yo,/ ni mi casa es ya mi casa". Sufrimos, amamos, morimos... con ellos, igual que ellos, de camino "hacia las altas barandas", "dejando un rastro de sangre./ Dejando un rastro de lágrimas".

Rafael Alberti, amigo de Federico y testigo de su proceso de creación, lo escuchó por primera vez de boca del propio poeta en octubre de 1924, cuando éste lo recitó en su habitación de la Residencia de Estudiantes junto con otros poemas compuestos ese verano. "Jamás he escuchado nada más lleno de misterioso dramatismo", aseguraba Alberti.

El 11 de octubre de 1928, Federico dio una conferencia en el Ateneo de Granada: Imaginación, inspiración, evasión. La repetiría en otros escenarios, siempre para acompañar la lectura pública del Romancero Gitano:

"El libro en conjunto, aunque se llama gitano, es el poema de Andalucía y lo llamo gitano porque el gitano es lo más elevado, lo más profundo, lo más aristocrático de mi país, lo más representativo de su modo y el que guarda el ascua, la sangre y el alfabeto de la verdad andaluza y universal.

(...) Está... el llamado Romance Sonámbulo, donde hay una gran sensación de anécdota, un agudo ambiente dramático y nadie sabe lo que pasa ni aun yo, porque el misterio poético es también misterio para el poeta que lo comunica, pero que muchas veces lo ignora (...). Es un hecho poético puro del fondo andaluz, y siempre tendrá luces cambiantes, aun para el hombre que lo ha comunicado que soy yo. Si me preguntan ustedes por qué digo yo: “Mil panderos de cristal herían la madrugada” les diré que los he visto en manos de ángeles y de árboles, pero no sabré decir más, ni mucho menos explicar su significado. El hombre se acerca por medio de la poesía con más rapidez al filo donde el filósofo y el matemático vuelven la espalda en silencio."
.
[Federico G. Lorca. Primer romancero gitano. Llanto por Ignacio Sánchez Mejías. (Edición de Miguel García-Posada. Madrid: Castalia, 1990)]
.
Federico García Lorca
Fuente: La poesía roja - "Romance Sonámbulo"


"En la bandera de la libertad bordé el amor más grande de mi vida"
(Federico García Lorca, Mariana Pineda)