sábado, 25 de septiembre de 2010

TRANSGRESIONES y CONTRADICCIONES: De Benedetti a Galeano

autodefinición
Es una pregunta incómoda y a veces estúpida cuando te preguntan "¿por qué eres como eres?". Parecen querer decir: "es que todos somos de esta forma, iguales o parecidos, que es lo normal, mientras tú parece que no". "Normal". Algún día escribiré 200 artículos sobre la pretendida normalidad. Además, creo que a la mayoría en realidad le importa un bledo la respuesta. Es una pregunta retórica. Sin embargo, le he contestado, ¿eh?, e incluso educadamente, porque me cae bien y no es malintencionada. Aún así no me he quedado satisfecha. De manera que he decidido volver a contestar aquí, pero esta vez a la "uruguasha" (uruguaya). Por otra parte, cualquiera es buena excusa para encontrarse con Benedetti y Galeano.

TRANSGRESIONES
(Mario Benedetti)

Todo mandato es minucioso
y cruel
me gustan
las frugales transgresiones

Por ejemplo inventar el buen
amor
aprender
en los cuerpos y en tu cuerpo

Oír la noche y no decir
amén
trazar
cada uno el mapa de su audacia

Aunque nos olvidemos
de olvidar
seguro
que el recuerdo nos olvida

Obedecer a ciegas deja
ciego
crecemos
solamente en la osadía

Solo cuando transgredo alguna
orden
el futuro
se vuelve respirable

Todo mandato es minucioso
y cruel
me gustan
las frugales transgresiones.

EL DESAFÍO:

"No lograron convertirnos en ellos –me escribió el Cacho el Kadri–. Corrían ya los últimos tiempos de las dictaduras militares en la Argentina y en el Uruguay. Habíamos comido miedo al desayuno, miedo al almuerzo y a la cena, miedo; pero no habían logrado convertirnos en ellos."

CELEBRACIÓN DE LAS CONTRADICCIONES/2:

"Desatar las voces, desensoñar los sueños: escribo queriendo revelar lo real maravilloso, y descubro lo real maravilloso en el exacto centro de lo real horroroso de América.

En estas tierras, la cabeza del dios Eleggúa lleva la muerte en la nuca y la vida en la cara. Cada promesa es una amenaza; cada pérdida, un encuentro. De los miedos nacen los corajes; y de las dudas, las certezas. Los sueños anuncian otra realidad posible y los delirios, otra razón.

Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos.

La identidad no es una pieza de museo, quietecita en la vitrina, sino la siempre asombrosa síntesis de las contradicciones nuestras de cada día.

En esa fe, fugitiva, creo. Me resulta la única fe digna de confianza, por lo mucho que se parece al bicho humano, jodido pero sagrado, y a la loca aventura de vivir en el mundo."


(Eduardo Galeano, El libro de los abrazos)
.

Mario Benedetti y Eduardo Galeano
Fuente Benedetti: Revista 714 - "Mario Benedetti (1920 - 2009)"
Fuente Galeano: Esquivando el éxito - "Madre Tierra o Muerte"


"Hay que vivir a la contra"
(José Saramago)

2 comentarios:

Jesús Ruiz Pérez dijo...

No les hagas caso. Yo admiro tu forma de ser, tan sensible, tan valiente.
Un comentario:
"Aunque nos olvidemos
de olvidar
seguro
que el recuerdo nos olvida".
¡Parece Borges!
También esta, con regusto a Sartre:
"Somos lo que hacemos para cambiar lo que somos".

Susana R. Verano dijo...

Gracias. Me pregunto si tú le caes mal a alguien. Yo diría que eso es más difícil que la reencarnación de Franco o Aznar en una paloma de la paz.

Descuida, solo hago un poco de caso a los que me gustan. Tienes razón, parece Borges, y me ha faltado él para cerrar el triángulo de las Bermudas albiceleste: Buenos Aires - Montevideo - Paso de los Toros. Pero está de alguna forma. Y sí, la de Sartre era algo así como "el hombre es lo que él se hace".