martes, 23 de septiembre de 2014

SOBRE EL SUFRIMIENTO (II)

sufrimiento, ¿por qué me quieres?
Contrariamente a lo que suele pensarse/decirse, no conozco a nadie a quien el sufrimiento le haya convertido en una persona mejor. Más bien todo lo contrario. (Me incluyo). El sufrimiento simplemente puede contribuir en algunos casos a que esa persona sea capaz de comprender y explicar(se) mejor ciertas cuestiones más o menos trascendentes. Pero, de hecho, en la mayoría de los casos solo genera individuos con más dudas y frustraciones.

Por eso el cristianismo y el resto de religiones y filosofías religiosas son absolutamente dañinas y contra natura (y nurtura), porque todas ellas exigen el sufrimiento para ser mejor, incluso para alcanzar una cierta felicidad prometida para el sufriente.

Por cierto, anonadada me hallo tras leer lo siguiente en la Wikipedia (4 de septiembre de 2014): 

"Existen cuatro causas del sufrimiento consciente emocional-espiritual: El temor, la frustración, la sumisión y la cuarta tiene que ver con el "no querer"-"No poder"-"Hacer". Cabe aclarar que estas cuatro causas del sufrimiento consciente pueden generar gran placer inconsciente."

¿Placer inconsciente? ¿Qué habrá fumado el autor/editor del artículo?

Ver artículo: SOBRE EL SUFRIMIENTO



"Intenté ahogar mis dolores, pero ellos aprendieron a nadar"
(Frida Kahlo)
.

No hay comentarios: