miércoles, 14 de marzo de 2012

"CUANDO ÉRAMOS CULTOS" (SALVADOS): LAS GRANDES CONSTRUCCIONES Y LA ESPECULACIÓN EN NOMBRE DE LA CULTURA

 contra la secta de los políticos
Jordi Évole "El Follonero" es más que un humorista, es un genio: sencillo, honesto, provocador, brutal, hilarante... También y sobre todo es con mucho el mejor periodista de este país. Con cada programa Salvados (La Sexta), cada domingo nos regala una obra maestra del periodismo, de la verdad y del humor, salvándonos del hastío y denunciando la corrupción y la desvergüenza. El último fue otra muestra: "Cuando éramos cultos" (11 de marzo de 2012).

Al respecto, comparto cada palabra de Juan Cruz en su artículo "El punto de vista de Évole" (ElPais.com, Mira que te lo tengo dicho, 12 de marzo de 2012).


En "Cuando éramos cultos", Évole visita tres muestras del despilfarro, tres ejemplos de "burbuja cultural" en España: grandes construcciones al servicio de la secta de los políticos y su autobombo, que vienen de la mano de la burbuja inmobiliaria. O sea, la especulación y la corrupción bajo el pretexto de difundir la cultura.

Refleja perfectamente cómo en los últimos 15 años los gobiernos de las Comunidades Autónomas y de los ayuntamientos, devorados por la envidia y la megalomanía y sedientos de propaganda, han llevado a cabo un fenómeno masivo de imitación del Guggenheim Bilbao, excusándose en el supuesto déficit previo de infraestructuras culturales. 

Pero se ha planificado mal y se ha invertido peor. No se ha tenido en cuenta la demanda. Además, la corrupción ha sido una variable muy presente. Por eso se han priorizado las grandes construcciones, que luego no se han terminado y/o no se utilizan, en lugar de priorizar la cultura de base, que es la que necesitamos y demandamos. Como se apunta en el programa de Évole, han ganado las constructoras, el arquitecto y los especuladores, ha perdido el colectivo: los ciudadanos.

 Fachada del edificio del Circo, inacabado.
"Ciudad del Circo", Alcorcón (Comunidad de Madrid)

La "Ciudad del Circo" de Alcorcón (Madrid), con un coste total de 120 millones de euros (más del doble que el Gugghenheim de Bilbao), se le ocurrió al ex-alcalde corrupto del PSOE, Enrique Cascallana, hoy chupando del bote como senador, con el propósito de homenajear a su padre, que fue payaso. Para construirla, se eliminó un hermoso parque y una biblioteca muy frecuentada y querida por los alcorconeros. Hoy, La Ciudad del Circo permanece inacabada e inutilizada, endeuda a los madrileños y ha hundido a Alcorcón.

 Ciudad de las Artes y las Ciencias (Valencia)
Fuente: Sobre Comunidad Valenciana

La "Ciudad de las Artes y las Ciencias" de Valencia costó 1.300 millones de euros, cuando realmente estaba presupuestada en 300. Por supuesto, aún no están pagados. El Partido Popular, autor de la broma y de nuevo con mayoría absoluta gracias a esos cientos de miles de valencianos idiotas que les votaron, se niega a que se investigue el sobrecoste. 

Santiago Calatrava, ese "artista" ladrón e inútil cuyas construcciones son casi siempre deficientes, sedujo al pepero y corrupto ex-presidente valenciano Paquito Camps una noche, dibujándole en la servilleta de un restaurante su maravilloso proyecto. Hoy, la gente no visita esos contenedores culturales, porque no hay nada que ver. Son edificios que tan solo se utilizan dos semanas al año, el resto del tiempo no se permite la entrada. Además, tienen goteras y se resquebrajan por el choque térmico que se produce en el lugar.

 Ciudad de la Cultura de Galicia (Santiago de Compostela)
Fuente: imageshack

La "Ciudad de la Cultura de Galicia", en Santiago de Compostela, tiene un coste (realizado y por realizar) de 480 millones de euros. Si bien estaba presupuestada en 108. Esta nimiedad es deseo, obra y gracia del político fascista recientemente fallecido, Manuel Fraga Iribarne, fundador del Partido Popular que hoy nos desgobierna con mayoría absoluta y presidente-dios de la Xunta de Galicia durante 15 años.

Esta megaconstrucción, con 11 años de obras y los que le quedan, se lleva cada año la quinta parte del presupuesto de la Consejería de Cultura de la Xunta; en algunos, la mitad del presupuesto. Para su construcción, se han traído piedras desde Brasil, cuando Galicia es tierra de piedras y canteras. Dos de los seis edificios están paralizados hasta el 2014 porque aún no se tiene clara cuál será su función. Y hoy, 11 años después de iniciadas las obras, la Xunta va a presentar un plan estratégico para esos edificios y el resto.

Los artistas no quieren traer sus obras al museo porque no está adaptado, apenas cuenta con paredes y espacios útiles para exponer. Peter Eisenman, arquitecto autor de la obra y a quien Fraga le regaló un cheque en blanco para el proyecto, dijo: "Fuck the artists" (Que se jodan los artistas). Pues jodidos están, ellos y los ciudadanos. Y el museo, vacío. Casi igual que la biblioteca, donde hay más estanterías que libros y que visitantes.

Mientras, en ciudades y pueblos como Ames (A Coruña), muy cerca de la Ciudad de la Cultura, tomado como ejemplo en "Cuando éramos cultos", la biblioteca (13.000 volúmenes) del pueblo no tiene libros posteriores a 2009, el wifi del que dispone lleva estropeado un año, lo mismo que lleva la impresora sin tinta, los libros se aprietan en las estanterías y se han suspendido las actividades para los niños. Y es que no hay presupuesto para la cultura de base, pero sí para las locuras y corruptelas de los políticos que manejan-roban nuestro dinero.

Me quedo con una frase de Anton Reixa que cierra "Cuando éramos cultos": 

"La cultura es gente haciendo cultura y gente usando cultura. Eso [las grandes construcciones] son ladrillos."

Jordi Évole "El Follonero" (Salvados, La Sexta)
Fuente: dvocion - "El Follonero regresa de urgencia al País Vasco por el fin de ETA"
.

2 comentarios:

Carlos dijo...

Si todo el mundo en este país viera y escuchara al Follonero todos los domingos seguramente este no sería un país de idiotas, como bien dices, sino de personas informadas y cultas. Gracias por este blog, Susana, que es a internet lo que Salvados a la televisión.
Es un placer leerte. Un abrazo.
Carlos :)

Susana R. Verano dijo...

Gracias Carlos.

Puntualizo algo: no he dicho que este sea un país de idiotas, he dicho que los que en Valencia votaron al PP son idiotas. De todas formas, pienso que quienes votan a PP y PSOE son idiotas, entre otras muchas cosas nada buenas.

Saludos.