domingo, 15 de enero de 2012

O CESAR O NADA

contra la dictadura global
La inmensa mayoría de las personas cree que el capitalismo es invencible. A veces incluso lo dicen en voz alta. Y lo que es peor, casi todos ellos realmente piensan que no existe una alternativa factible. Y que lo mejor que se puede hacer, a lo que hemos de aspirar es a retocarlo o refundarlo. ¡Como si se pudiera hacer tal cosa! ¡Como si se debiera hacer tal cosa!

No hay que refundar el capitalismo. ¡Hay que destruirlo! (Con exclamaciones). Y que del mayor cáncer de la historia de la humanidad tan solo quede constancia en los libros de historia y en las conciencias.

Ayer, en una tertulia de café con un par de amigos y varios conocidos, alguien que se dice socialista concluyó su defensa del sistema con un: "O capitalismo o nada". La mayor parte de las personas de esa tertulia, supuestamente de izquierdas, no le rebatió, otorgó con su silencio, o a lo sumo simplemente fue capaz de titubeos y argumentos débiles y ridículos que en ningún caso la rechazaban de plano y la neutralizaban.

Lo primero en que pensé tras escuchar tal barbaridad fue el "o Cesar o nada" de esa famosa e inolvidable escena del globo en El gran Dictador (1940) de Chaplin...



"Mirada de cerca, la vida parece una tragedia; vista de lejos, parece una comedia."
(Charles Chaplin)
.

4 comentarios:

Fingal dijo...

¡Colosal! (Con exclamaciones)
Yo creo que el capitalismo es vencible, pero hay que cambiar la estrategia y el discurso. Ya sabes a qué me refiero, estamos de acuerdo en eso.
Te estoy imaginando comiéndote con patatas y razones al falso socialista y compañía. La última vez que hablamos dijiste: "realmente, Hitler ganó... de momento". Me quedo con lo segundo.
Un abrazo suuuuu...

Susana R. Verano dijo...

No sé si me lo comí con patatas o no, pero le rebatí y luego le dije que él no es ni socialista ni de izquierdas. Y que vuelva a repetirme esa sentencia cuando el capitalismo le devore a él también, o a los suyos.

Y sí, realmente Hitler ganó. Otro Hitler. Pero la metáfora de "El Gran Dictador" me sirve y no me he acordado de ella por casualidad.

Otro abrazo, amigo.

alguien dijo...

y cuál es la alternativa? el comunismo? la anarquía?

Susana R. Verano dijo...

Por ejemplo. En todo caso, una alternativa (sistema) democrática, que respete los derechos humanos por encima de cualquier corpus legislativo, que no conduzca a la polarización (ricos cada vez más ricos y clase media y baja cada vez más empobrecida) y sí a un reparto justo de la riqueza, donde la sobreproducción sea nacionalizada y esté al servicio de todos los ciudadanos. Una alternativa que otorgue preeminencia a lo local y la pequeña economía frente a lo global y macro. Una alternativa donde los poderes públicos controlen la banca (y no a la inversa), los medios de producción y de trabajo. Una alternativa con un auténtico sistema de control y castigo sobre los corruptos. Una alternativa donde el pueblo y solo el pueblo elija a sus representantes políticos y sindicales en listas abiertas y uninominales. Una alternativa donde el pueblo, de nuevo, decida todo lo importante en referendos libres, no en plebiscitos. Por ejemplo.