martes, 14 de junio de 2011

COMPRENSIÓN vs. TOLERANCIA (NEOLENGUA)

contra la neolengua
¡Pero cómo le gusta a todo el mundo, sobre todo a los políticos y a sus voceros, los medios de comunicación, utilizar la palabra "TOLERANCIA"! Como si, al hacerlo, demostrasen más talante democrático que nadie, una brújula moral mejor orientada. ¡Qué hipócritas!

"Hay que ser tolerantes con el 15M", con los inmigrantes, con los homosexuales, los bisexuales, los ateos, los agnósticos, los comunistas, los anarquistas, los okupas, las mujeres maltratadas que matan a sus maltratadores en defensa propia, los zurdos,... con todas las minorías. ¡Qué majos! ¡Pues yo no quiero tolerancia conmigo! Punto.

Empiezo a odiar la palabra "TOLERANCIA", casi tanto como "DEMOCRACIA". Al menos tal y como hoy son entendidas, tal y como los que mandan quieren que sean entendidas, tras la apropiación y el uso que el poder ha hecho y está haciendo de las mismas. La Neolengua, ese nuevo (en realidad, no tan nuevo) recurso de los gobiernos, de la dictadura, de la pseudodemocracia en que vivimos.

Me quedo con esta reflexión de José Luis Sampedro, siempre imprescindible, en una entrevista que le realizaron en La 2 Noticias:

"Prefiero la palabra comprensión a la palabra tolerancia. La palabra tolerancia pone al tolerante ya en un plano de superioridad. El que tolera, se cree en posición de poder tolerar o no, está por encima del otro. Mientras que el que comprende puede estar en cualquier plano. La tolerancia supone autosituarse en superioridad y ser uno el comprensivo. De antemano se supone que el otro es defectuoso, porque, si no, no habría que tolerarle. De modo que se autoprivilegia el que tolera. Prefiero comprender."

4 comentarios:

Petre dijo...

Estoy por completo de acuerdo contigo y con Sampedro. Tu blog es un oasis hermoso.

Mario dijo...

No había caído en esto. Y es muy cierto lo que dices y lo que dice Sampedro. La verdad es que reflexionamos muy poco sobre las palabras, sobre lo que quieren decir. Parecemos robots parlantes. Nos tragamos todo lo que se dice la tele, sin más. Y los medios (el poder) cambian los significados, los hacen parecer los únicos, los verdaderos e inamovibles.

Elizabeth dijo...

Muy interesante, sin embargo difiero un poco de lo escrito.

Otra palabra que creo que podría ser aplicada es RESPETO. Y es que no siempre puedes COMPRENDER porqué alguien actúa, piensa y/o siente de determinada manera. Es imposible saberlo todo y completamente humano el desconocimiento. Por eso es que creo que el respeto (más allá de la tolerancia, más allá de la comprensión) es lo que más se ajusta a este tema.

Bueno, esta entrada la has publicado hace tiempo, pero el debate siempre está.

Me gusta mucho tu blog. Lo he descubierto recientemente y me ha encantado. Sin dudas, ya tienes una nueva visitante por acá :)

Me despido.
Que andes bien.
Saludos.

Susana R. Verano dijo...

Hola Elizabeth.

Claro, entiendo (y creo que mi adorado JL Sampedro lo entendía así) que quien se molesta por intentar COMPRENDER al otro ya implica que se acerca a él desde el RESPETO. Sin embargo, el respeto no está tan claro en quien dice tolerar y/o ser demócrata, como por ejemplo el poder político y los medios. De eso se trataba en esta entrada, de aclarar ciertos conceptos de los que la neolengua se ha apropiado y con los que trata de confundirnos.

Muchas gracias por tu opinión y por haberte acercado a este mi refugio catártico. Para eso fue creado, para compartir mis desvaríos y debatir estos y los ajenos con quien decide darse una vuelta por aquí. También me alegra que te guste el blog, al que últimamente no le dedico todo el tiempo que debiera (el trabajo le suele robar tiempo a la evasión). Intento remediarlo.

Un afectuoso saludo.