sábado, 2 de octubre de 2010

STRANGE FRUIT (Billie Holiday)

intolerancia
Bueno. Hay tres personas que desearía haber sido o en las que me gustaría reencarnarme si pudiera, si fuera posible repetirlas de algún modo. Una es José Saramago, ya lo sabéis. Otra es Freddie Mercury. Y la tercera es ella, la voz que no cesa, Eleanora Fagan Gough, o sea, mi BILLIE HOLIDAY eterna. Aunque fuera a morir a los 44, igual que ella, siendo una colgada y una borracha. Nunca nadie ha vivido tan intensamente la vida y la música. Nunca nadie ha sentido y personalizado tanto lo cantado como Lady Day.

"Strange Fruit" es un poema escrito por
Abel Meeropol, un profesor judío de un instituto del Bronx neoyorquino. Lo publicó bajo el pseudónimo de Lewis Allan en la revista The New York Teacher, en 1936. Está inspirado por el linchamiento de dos jóvenes afroamericanos en Marion (Indiana), en 1930. La fotografía culpable del poema, terrible, y que podéis ver al final de este artículo, lo dice todo. Inspiró a Meeropol. Inspiró el desgarro de Billie Holiday.

Fue publicarse como canción en 1939 e inmediatamente se convirtió en El Himno con mayúsculas en defensa de los Derechos Civiles de los afroamericanos. Es una obra maestra y, sin duda, un ejemplo de arte predicando con más fuerza que ningún hombre o tratado en contra de la violencia, en este caso en aquellas décadas, en los estados sureños de EE.UU. Desde ese momento, la expresión "
Strange Fruit" se estableció como símbolo de los linchamientos.

La canción-poema habla del cuerpo de un negro que cuelga inerte de un árbol. La fuerza emocional de la letra se encuentra en esa confrontación brutal de la imagen bucólica del sur tradicional con la realidad de los linchamientos-ahorcamientos: "
pastoral escena del galante sur / los ojos abultados y la boca torcida / el aroma de magnolia, dulce y fresco / ¡y de pronto el olor de la carne quemada!".

La metáfora del horror, la historia hecha música y cantada-llorada por la voz de las voces, la voz incesante. Nudo en la garganta... Escalofrío súbito... Lágrimas...

 
STRANGE FRUIT
(Abel Meeropol - "Lewis Allan")

Southern trees bear strange fruit,
Blood on the leaves and blood at the root,
Black bodies swinging in the Southern breeze,
Strange fruit hanging from the poplar trees.

Pastoral scene of the gallant South,

The bulging eyes and the twisted mouth,
Scent of magnolia sweet and fresh,
Then the sudden smell of burning flesh!

Here is a fruit for the crows to pluck,

For the rain to gather, for the wind to suck,
For the sun to rot, for the trees to drop,
Here is a strange and bitter crop.


******

EXTRAÑA FRUTA

Los árboles sureños dan una extraña fruta,
sangre sobre las hojas y sangre en la raíz,
cuerpos negros balanceándose con la brisa del sur,
extraña fruta colgando de los álamos.

Pastoral escena del galante sur,
los ojos abultados y la boca torcida,
el aroma de magnolia, dulce y fresco,
¡y de pronto el olor de la carne quemada!

He aquí una fruta para que los cuervos piquen,
para que la lluvia la riegue, para que el viento la seque,
para que el sol la pudra, para que los árboles la dejen caer.
He aquí una extraña y amarga cosecha.

 .
(Traducción: Susana R. Verano)
.

Esta fotografía de Lawrence Beitler inspiró al compositor de "Strange Fruit", Abel Meeropol (Lewis Allan), para crear el poema que se convirtió en canción, en himno. Los ahorcados son Thomas Shipp y Abram Smith, en Marion (Indiana), la noche del 6-7 de agosto de 1930. Personalmente, me sorprenden y repugnan más las caras y gestos de los espectadores, como en una fiesta, que los cuerpos muertos colgados del árbol.
(Pinchar sobre la foto y, en la ventana, de nuevo sobre ella)
Fuente: No4Corners
- "80 Year Anniversary of Lynching…"

"Yo digo que el terror quiere ser rey. Así que mejor conocerlo bien. Éramos simios antes de hablar del pecado. Ahora el cosmos se sienta sobre la cabeza de un alfiler."
(Billie Holiday) 
.

2 comentarios:

Raquel dijo...

Me has dejado sin palabras, tú, Billie Holiday y esta historia. Ni siquiera conocía la canción. Y eso que por lo que he leído en alguna ocasión la han elegido la mejor de la historia. No me extraña, la verdad. Me siento tan inculta. Susana, eres la mejor transmisora de conocimientos y emociones que conozco. Gracias por tu maravilloso blog y tus historias, son un regalo.

Susana R. Verano dijo...

De nada. Me siento recompensada simplemente con haberte descubierto Strange Fruit. Sabiendo que te ha emocionado. Es verdad, te deja sin palabras. Conozco esta canción y a Billie Holiday desde pequeña y siempre que la escucho tengo ganas de llorar de emoción. Más aún teniendo en cuenta su significado universal y universalizable.

No te sientas inculta. Nadie que persiga el conocimiento y confiese humildemente que quiere saber más puede llamarse inculto. Dejémoslo en aprendiz.