lunes, 17 de mayo de 2010

COLOQUIO SENTIMENTAL (Paul Verlaine)

recuerdo
El cielo y la tierra siempre se encuentran en el horizonte (¿permanecen?), igual que el ser humano y sus recuerdos. Pero imposible saber cómo, por qué, dónde, en qué punto exacto, y con qué fin. Por cierto, creo que nunca lograré contestarme a esa pregunta que se hacía Woody Allen y que comparto con él: un recuerdo... ¿es algo que se tiene o algo que se ha perdido? Quizás ambas respuestas sean correctas, o ninguna de ellas.
.
Mientras, aquí están las vísperas de los días felices de Beckett y los estertores de los nuestros. Winnie y Willie bajo la luz resplandeciente, máxima simplicidad y simetría tras el telón pompier. Pero aún no están enterrados, ¿o sí? Todavía creen que viven, incluso cuando abandonan el parque de Verlaine. También cuando el montículo de Beckett les entierre creerán que están vivos y... que son felices.
felicidad
COLOQUIO SENTIMENTAL
(Paul Verlaine, Fiestas galantes, 1869)

Por el viejo parque solitario y helado
Dos formas acaban de pasar.

Sus ojos están muertos y sus labios son suaves,
Y apenas se entienden sus palabras.

En el viejo parque solitario y helado
Dos espectros evocaron el pasado.

- ¿Te acuerdas de nuestro éxtasis antiguo?
- ¿Por qué quieres pues que me acuerde?

- ¿Tu corazón late siempre por mi solo nombre?
¿Siempre ves mi alma en sueños?
- No.

- ¡Ah! ¡Los bellos días de felicidad indescriptible
En los que uníamos nuestras bocas!
- Es posible.

¡Cuando era azul, el cielo, y grande la esperanza!
- La esperanza huyó, derrotada, hacia el cielo negro.

Así se marcharon entre la avena silvestre,
Y solo la noche oyó sus palabras.

(Traducción: Susana R. Verano)

*****
COLLOQUE SENTIMENTAL
(Paul Verlaine, Fêtes galantes, 1869)

Dans le vieux parc solitaire et glacé
Deux formes ont tout à l'heure passé.

Leurs yeux sont morts et leurs lèvres sont molles,
Et l'on entend à peine leurs paroles.

Dans le vieux parc solitaire et glacé
Deux spectres ont évoqué le passé.

- Te souvient-il de notre extase ancienne ?
- Pourquoi voulez-vous donc qu'il m'en souvienne ?

- Ton coeur bat-il toujours à mon seul nom ?
Toujours vois tu mon âme en rêve?
- Non.

- Ah! les beaux jours de bonheur indicible
Où nous joignions nos bouches!
- C'est possible.

Qu'il était bleu, le ciel, et grand l'espoir !
- L'espoir a fui, vaincu, vers le ciel noir.

Tels ils marchaient dans les avoines folles,
Et la nuit seule entendit leurs paroles.


"La vie, c'est une oubliette condamnée à l'oubli"
(Susana R. Verano)

2 comentarios:

Fingal dijo...

Sabía que tarde o temprano traerías a los malditos a tu blog mágico, son muy tuyos, sobre todo Verlaine y Rimbaud. Conste que no lo digo por lo que tú crees. Has ido a parar al que puede considerarse el prólogo de Los días felices, de Beckett. ¿Me equivoco al pensar que este es el primer post de al menos dos Beckettianos? O la segunda parte tendrá más que ver con Rimbaud, ya sabes, la noche en el infierno, las relaciones tempestuosas, etc. Es como muy bestia empezar con los recuerdos y la muerte. A ver dónde acabas. Un abrazo......

Susana R. Verano dijo...

JAJAJA... Por mucho que intentes leer el océano de mis pensamientos, tan solo lograrás atisbar la superficie. Es demasiado turbio.
Verlaine, Rimbaud y Beckett... deberían haber sido los tres reyes magos. (Y Borges el arcángel Gabriel). No tienes ni idea de hasta qué punto me gustan. Despiertan lo morboso y tratan lo absurdo y lo horrible de forma bella. Como Borges. Quisiera tener cientos de años disponibles para biopsiarles en mi blog, es un ejercicio erótico y trascendental.
Otro abrazo, con besos.